COMIC SCENE: Las Lecturas de Fancueva
V. Kingdom Come

‘Vengadores oscuros. El hombre molécula’, el ion y el martillo

Si me hubiesen preguntado hace unos años a quien me habría imaginado como el último personaje del universo Marvel menos probable de gritar aquello de ¡Vengadores, reuníos! sin duda uno de los que habría tenido más puntos en la lista habria sido Norman Osborn. Pero teniendo en cuenta los palos que da la vida y que ya hasta Loki (de otra dimensión eso sí) es acreedor del título de Vengador superior (Avenger prime en su versión original) y utiliza tal muletilla en la batalla final de turno, ahora ya no resulta tan extraño. En una época tan convulsa como fue la que llegó tras ‘Invasión secreta‘ (ojo, la buena, la de los cómics) y que daría pie a ese ‘Asedio‘ que pondría una vez más este mundo superheroico patas arriba Osborn se convirtió en uno de sus seres más poderosos, con la organización H.A.M.M.E.R a su servicio, armadura estilo Iron Man propia y y por supuesto unos nuevos Vengadores cuyos rostros no por conocidos resultan más inesperados, con Ares el dios de la guerra, Bullseye, Piedra Lunar, un Veneno que se hace pasar por Spiderman, Daken y el Vigía como miembros. Verlo para creerlo.

En un tomo que se antoja prácticamente de transición pero con una premisa interesante, esta segunda entrega Must-Have de Vengadores oscuros nos presenta a un grupo de antihéroes o casi podríamos decir imitación de superhéroes (en más de un caso no se puede decir precisamente que se trate de unos personajes reformados.  Estamos en una linea Thunderbolt pero de los de su primer número) con un puñado de problemas personales, como un Ares que no sabe como lidiar con su hijo pequeño, Alexander, en una suerte de amago de cruce con esa serie a mayor gloria de Nick Furia que fue Guerreros secretos, que se va a enfrentar a la horma de su zapato. 

Es aquí donde entra en juego uno de esos villanos poco habituales, casi más de uno diría de segunda fila, pero con poderes asombrosos: el Hombre Molécula. Capaz de manipularlas, como su nombre indica, se convertirá en toda una pesadilla, como refleja esa presentación poco sutil que, vía splash page, es pura bajada a los infiernos, e irá atacando en sus puntos débiles a unos Vengadores que se enfrentan a a unas extrañas desapariciones en un pueblo perdido de EE.UU. Con algun momento divertido, contadas pero bien encajadas escenas de acción y elementos dignos de una película de terror, como esas pesadillas de Norman Osborn con un particular aire arácnido, en esta historia el Hombre Molécula se postula como una auténtica amenaza incluso para un grupo que cuenta entre sus filas con una figura tan terrible como es el Vigía.

Una historia con buen ritmo fruto de un Brian Michael Bendis que sabe extraer el mejor partido a unos personajes pocos conocidos, pero que destaca por un dibujo en el que Mike Deodato Jr. saca lo mejor de sí, con un gran uso de los juegos de perspectiva, las splash pages (ahí está esa lucha contra el Hombre Cosa) y la planificación de página, al que se suma el talento de un siempre excelente Chris Bachalo que pone su arte a un anual en el que descubriremos que pasó con un Noh-Varr que se ha alejado de las filas de Osborn.

La colección Must-Have nos da una nueva oportunidad de redescubrir un título pero lejos de los grandes héroes de la casa que además se completa con una impagable colección de bocetos y artículos que aumentan el disfrute de una pieza entretenida y con un buen puñado de ideas originales, aunque más relevante como parte de un mosaico más grande que a nivel individual. Una obra de esas que anima a disfrutar de otras historias de estos viejos conocidos y más si tienen un equipo de relumbrón como este detrás de sus páginas. Lejos del espíritu vengador, oscura como su título esta es una obra disfrutable al 100%, conozcamos ya a sus protagonistas…o no.

Vengadores oscuros. El hombre molécula

  • Autores: Brian Michael Bendis, Mike Deodato Jr.
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación:Cartoné
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 20 euros
Oferta

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar