COMIC SCENE: Las Lecturas de Fancueva
V. Kingdom Come

‘Marvel Omnibus. X-Statix 1’, «mu» loca

En los diez años que este 2023 cumple nuestra Fancueva, no se si habrán sido pocas o muchas las ocasiones que he destinado a hablar de cómics de mutantes, de mi largo recorrido con ellos, mi intensa relación de amor/odio para con las páginas protagonizadas por hombres y mujeres X y de cómo, en última instancia, el agotamiento hacia ellos me ha llevado en no pocas ocasiones a abandonar toda esperanza de continuar leyéndolos en toda la amplitud que se deriva de la masiva oferta mensual por parte de Marvel más allá, y a saber cuánto dura esta presente actitud, de lo que ofrece, cada 30 días, la central ‘X-Men‘: por no hacer de ella una interminable anécdota de abuelete, dejémoslo en que los mutantes despertaron muchas pasiones en mi yo de comienzos de los noventa cuando los descubrí por mano de Jim Lee; que llegaron a su punto de máximo apogeo con cierta era apocalíptica que, a día de hoy, no he querido volver a leer una vez más —una vez más a añadir a las, yo qué sé, cuatro o cinco relecturas que le cayeron al evento antes de que el siglo XX tocara a su fin—; que tras la conclusión de tan épica y controvertida saga, dejaron de interesarme en términos generales y que sólo los nombres de Grant Morrison, Joss Whedon o Brian Michael Bendis fueron capaces de volver a atrapar mi interés y que, tras la abrupta marcha de éste último, habrían permanecido fuera de mi foco de atención de no ser por Jonathan Hickman planteó en un renacimiento ASOMBROSO del que todavía quedan ciertos rescoldos en lo que Gerry Duggan sigue entregando mes a mes en la cabecera principal.

Esta larga diatriba inicial va dirigida, qué duda cabe, a justificar —aunque sólo sea de manera parcial, como ahora veremos— el por qué, cuando el material contenido en este Ómnibus, apareció originalmente al otro lado del Atlántico, servidor lo ignoró por completo: no sólo es que, por entonces, jamás me hubiera acercado a las páginas de ‘X-Force‘, la serie donde arranca la historia, sino que, quizá de mayor relevancia que esto último, el Sergio Benítez de hace dos décadas profesaba cierta antipatía hacia las formas visuales de Mike Allred, responsable del arte del 90% de lo que aquí se recoge. Como supondréis, la adición de Peter Milligan al cóctel no era suficiente atractivo para esquivar mi completa pasividad ante lo que ‘X-Force’ primero y ‘X-Statix‘, después, llegarían a ofrecer, y así fue como han tenido que transcurrir tantos y tantos años antes de que, bajo la aparición del volumen publicado por Panini, haya decidido asomarme a aquello que en su momento levantó tantas pasiones y es tenido por muchos como una de las mejores lecturas mutantes jamás escritas…y dibujadas.

Os adelanto ya, para que no nos llevemos a engaño, que no comparto dicha pasión desaforada por el material ideado por Milligan y Allred. Admito, eso sí, que el derroche de imaginación y, sobre todo, de redaños, para plantarle cara a las rígidas normas por las que suele moverse La Casa de las Ideas del que hacen gala estas páginas, son una constante sorpresa cuando uno va dando cuenta de las mismas y se encuentra con personajes y situaciones que cuesta creer tuvieran cabida en el ámbito de la editorial —lo considerablemente extraño y aberrante de algunos de los poderes que ostentan los mutantes de esta curiosa formación parecen salidos de cualquier sueño húmedo de Garth Ennis—. De la misma manera, y habiendo cambiado mi percepción acerca de Allred después de que el ‘Estela Plateada’ de Dan Slott me «volara la cabeza» hace tres años, he podido asistir al alocado despliegue de desenfado y color que aquí hace el creador de Madman con mucho mejor talante del que habría tenido a comienzos de este siglo. Pero, más allá de ambas consideraciones, y del hecho de que me fascina la forma en la que Milligan usa el cómic a modo de crítica de la sociedad, creo que al final todo se reduce a que ‘X-Statix’ no es un tebeo de mutantes de los que son capaces de resonar con mis filias.

Razones para ello cabría encontrarlas en lo, insisto, muy alocado de su tono; en la ausencia de un foco de interés concreto dentro de la miriada de personajes que desfilan ante nuestra mirada; en el hecho de que muchos números se nos antojen como meros artefactos entretenidos sin mayor intención que rellenar el hueco mensual de la programación marvelita y, en última instancia, que como todo en el universo de las continuidades —esas que decía en la entrada de Lo Mejor de 2022 en U.S.A estaba ya dispuesto a abandonar de manera casi definitiva en este año—, lo que aquí podemos encontrar no es más que un capítulo de relevancia limitada, por no decir casi nula, dentro del gran esquema de un universo que lleva seis décadas en constante expansión. Lo sé, sé que estáis pensando que no son argumentos lo suficientemente pesados como para desdeñar el constante entretenimiento que suponen las páginas de este Ómnibus, pero llegados a este punto de mi vida lectora, no es que le exija mucho más a un cómic en términos generales, es que mi nivel de tolerancia con respecto a lo que espero de uno de gente con poderes es tan alto que casi nada es capaz de satisfacerme de manera plena. Eso sí, que no os quepa duda de que hace veinte años hubiera disfrutado de estas páginas como un enano…cuestión de la perspectiva de la edad, supongo.

Marvel Omnibus. X-Statix 1

  • Autores: Peter Milligan y Mike Allred
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 480 páginas
  • Precio: 49,95 euros
Oferta
Marvel omnibus X-statix 1
  • Mike Allred (Author)

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar