COMIC SCENE: Las Lecturas de Fancueva
V. Kingdom Come

‘Un puñado de historias de terror’, en modo ‘Creepshow’

Es de esos recuerdos de la niñez, o temprana adolescencia, que uno no olvida con el paso de los años: acudir un viernes al videoclub, algo que durante mucho tiempo fue preciadísimo ritual, revisar unas estanterías que ya me sabía de memoria y, ¡¡albricias!! dar con un título que se acababa de incorporar y que, por cuestiones de edad o, con mayor recurrencia, porque no había llegado a ninguna de las tres salas de cine que había en mi ciudad natal, no había podido ver. Así fue, bajo es estricto esquema, como un buen día de viernes de hace muchísimos años —más de treinta y cinco y menos de cuarenta— servidor llevo a casa de sus padres una reluciente copia de ‘Creepshow‘, antología de terror que mis progenitores no habrían permitido que fuera a ver al cine pero que, bajo la laxa supervisión con que tenía permitido alquilar VHS —siempre que la calificación fuera la adecuada, claro—, terminó siendo consumida un par de veces en aquél pretérito fin de semana. Y me moló, claro que me moló. De hecho, marcó para siempre mi filia hacia las producciones cinematográficas o televisivas en formato antología.

Bajo ese prisma, quedaría estrictamente justificado que este ‘Un puñado de historias de terror‘ capturara inmediatamente mi atención en cuanto Diábolo anunció su salida sino fuera porque había un componente de mayor calado en el volumen que hoy nos ocupa: el venir firmado por Santipérez. No en vano, el artista español, uno de los mejores ilustradores con que cuenta nuestra cantera gráfica, ya nos había conquistado, hace algunos años…tantos como 12…con aquél recopilatorio, también publicado por Diábolo, titulado ‘Various Horror Visions‘, en el que se recogían historias publicadas en la revista Cthulhu. Mucho se ha hecho esperar este nuevo volumen, pero nos quedaríamos cortos si sólo afirmáramos que la espera ha valido la pena. Porque, como siempre pasa cuando uno se asoma a las páginas de Santipérez, da igual que vengan en blanco y negro o en color —y aquí hay de las dos—, lo que se encuentra es un Bernie Wrightson hipervitaminado pasado por cierto filtro de Richard Corben. Como podréis suponer, la mezcla de esos dos titanes de la viñeta no puede dar nada que no sea poco menos que imprescindible.

Haciendo del extremo malrrollismo norma obligada en estas páginas —si la portada no es ya claro indicativo de eso, esperad a ver lo que os aguarda en el interior de estas 96 páginas—, Santipérez nos lleva de la mano por incómodos recovecos de la más puerca humanidad, y diría que ningún ejemplo de los que contiene el volumen sirve de mejor escaparate de esta aseveración que el que lo cierra: bajo el manto de un color espectacular, Santipérez hace su propia versión del Dorian Gray de Oscar Wilde, cambiando hombre por mujer, época victoriana por actual pero dejando mucho de lo demás concentrado en una píldora envenenada que nos deja con las tripas retorcidas. Bueno, más retorcidas aún de lo que ya lo habrán hecho las páginas previas. ¡¡Y qué páginas!! Vamos, que sólo nos queda por apremiaros a que os hagáis con este volumen, que son pocas las ocasiones en que tenemos la oportunidad de disfrutar del arte de Santiago Pérez. De hecho, si queréis más…pasaros por una isla llamada Nabumbu…no os arrepentiréis.

Un puñado de historias de terror

  • Autores: Santipérez
  • Editorial: Diábolo
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 96 páginas
  • Precio: 21,95 euros
Oferta

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar