COMIC SCENE: Las Lecturas de Fancueva
V. Kingdom Come

‘Rosas que nacen del pandemonio’, noches de entintado y de ilusión

Los que han disfrutado de un título tan recomendable como ‘Bakuman‘ saben que un gran manga conlleva una gran responsabilidad. Que además de una buena idea, talento y entusiasmo (un golpe de suerte también se agradece) exige además mucho esfuerzo, noches sin dormir y un equipo trabajando a tiempo completo que contribuyan a crear esa fantasía que encandila al lector.

Pero ‘Bakuman’, por mucho que nos entusiasme (me incluyo por supuesto), no deja de ser mera ficción. Aunque por supuesto si queremos tirar por el golpe de realidad hay autores que también nos han dejado su testimonio como los maestros Osamu Tezuka o Shigeru Mizuki, y estoy segura de que más de uno recuerda ese curioso manga divulgativo que es ‘Como se hace la Jump‘. Sin embargo Nami Sasou, una mangaka que a pesar de haber publicado sus propias obras también trabajó como asistente desde la adolescencia, nos lleva al primer engranaje de la industria de un género, el shojo, durante una de sus épocas más florecientes (y nunca mejor dicho) a finales de los 70 y principios de los 80. 

El suyo es un testimonio de primera mano, de las historias que vivieron, no que crearon, aquellas artistas que dieron forma al imaginario colectivo de toda una generación. Si bien los nombres de autoras y obras no sonarán a la mayoría a medida avanza la lectura, resulta fácil identificarse con unas mujeres, muchas de ellas de breve carrera (que más de una abandonó para dedicarse a su familia. Algo por desgracia muy común hace apenas cincuenta años), que se dejaban literalmente la salud por la pasión de crear. Así el pandemonio (aquí literalmente la capital ficticia del infierno, aunque como bien señala esta obra la palabra que se emplea en japonés no está muy lejos) que da título a la obra y que era de uso común en el gremio de la época eran esas sesiones de dibujo maratonianas previas a una inminente fecha de entrega en la que autora y ayudantes no paraban casi apenas para dormir, comer y menos ducharse, dando lugar a la afirmación de una de esas mangakas de que “quien quiera dibujar manga tiene que poder estar tres días sin dormir, un mes sentado y estar un día y medio sin comer”. Ahí es nada.

Pero esta no es una historia de sombras. Sasou también nos habla de la emoción de conocer y trabajar con varias de sus heroínas, de la música que acompañaba al rasgueo del lápiz, de los cuentos de terror para intentar resistirse al sueño y sobre todo de la amistad y el amor por el mundo de la viñeta. De esas rosas que nacían de la tinta y que no faltaba en ningún título del género que se preciase.

Rosas que nacen del pandemonio‘ es un buen cómic documental, una auténtica curiosidad para amantes del cómic que se van a encontrar con una obra cuyo estilo, aunque mucho más simplificado y esquivando los fondos como la peste (el relato de la autora también revela es algo cuya elaboración no le hace particular gracia pero que era frecuente en su trayectoria como ayudante), se adapta perfectamente a ese estilo shojo en torno al que pivota toda la historieta. Un título que podría ser perfecta pareja de un diptico compuesto por esta y la muy recomendable ‘Losers‘, sobre la creación de la primera revista moderna de manga en Japón, y que nos dejan un vibrante fresco de lo que era crear cómic en el Japón de mediados del siglo XX.

Leer esta obra es apreciar unas pequeñas pinceladas que transpiran la cotidianeidad del lado más humano de una gran industria, con un remate que nos muestra como las que fueron jóvenes mangakas ven la actualidad y un epílogo en el que su autora/protagonista profundiza si cabe un poco más en unos años que la cambiaron. Y con tanto entusiasmo que nos dejan ganas de cerrar el tomo y coger el lápiz. La creación es así.

Rosas que nacen del pandemonio

  • Autores: Nami Sasou
  • Editorial: Fandogamia
  • Encuadernación: Rústica con sobrecubierta
  • Páginas: 178 páginas
  • Precio: 12 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar