2013-2023. 10 AÑOS FANCUEVANDO
I. Daredevil: Born Again

‘Wolfwalkers’, de una ENORME película, un GRAN cómic

Wolfwalkers‘, la película de animación salida de las maravillosas salas de Cartoon Saloon, la productora irlandesa detrás de esos otros dos portentos del cine de «dibujitos» que son ‘El libro de Kells‘ y ‘La canción del mar‘, nos cogía completamente desprevenidos con su estreno en la plataforma de Apple TV allá por diciembre de hace un año. Un estreno que, dada la escasa repercusión que, a nivel de usuarios, tiene la esquina televisiva de la manzana mordida, casi podría calificarse de tapadillo cuando, como dijimos en la entrada correspondiente a las mejores películas de 2021, lo que en ella cuajaban Tomm Moore y Ross Stewart era de todo menos común: no sólo es que el guión huyera de los arquetipos más trillados de historias infantiles que solemos ver en dibujos animados —no se huele aquí, ni a la legua, una princesa a lo Disney—, sino que, a partir de un material asociado de nuevo al folklore irlandés, la historia de ‘Wolfwalkers’ es de esas que te atrapan desde el primer minuto, llevada en volandas por unos personajes a cada cual más carismático con esa alocada y salvaje Mebh a la cabeza. Por si esto fuera poco, la animación de la cinta, mezcla de técnicas tradicionales en 2D con elementos digitales, nada en contracorriente a todo lo que, desde el mundo mainstream, vemos hoy en día en la gran pantalla, arriesgando en los mismos términos que nuestro querido Hayao Miyazaki en la firme negativa a renunciar a unas formas de hacer cine de animación que huyen de lo industrializado e intentan rescatar para sí el cariño con el que, históricamente, se abordaban los grandes proyectos de esta forma de narrar historias.

Nominada al Oscar correspondiente —que perdió, de la manera más injusta posible (algo que ya es denominador común en los premios de la academia de cine yanqui), en favor de ese incomprensible fenómeno que fue ‘Encanto‘—, ‘Wolfwalkers’ conoce ahora una segunda vida en esta adaptación en viñetas que hace de la cinta Sam Sattin, guionista que reformula, allí donde es necesario, los planteamientos de la historia que vimos a 24 fotogramas por segundo para que tenga, no sólo sentido, sino personalidad propia toda vez pasa a ser enunciada mediante los mecanismos del arte secuencial. Precisa y maravillosa, lo que no nos queda claro acerca de esta adaptación que hace Sattin de ‘Wolfwalkers’ —y que incluye unas páginas a modo de prólogo inexistentes en la cinta— es a quién atribuir la autoría del dibujo y la configuración de cada plancha. Con esto queremos decir que, si bien hay páginas sobre las que cabría aventurar que están sacadas directamente de los fotogramas de la película, hay otras muchas —acaso las más— que no se limitan a incluir un instante enmarcado de la proyección, sino que quedan diseñadas muy a la manera del noveno arte. Sea como fuere, tengamos claro o no el nombre o nombres que han estado implicados en esta traslación a viñetas de tan maravillosa historia, lo cierto es que, de la misma manera que os recomendaríamos encarecidamente sentaros delante de vuestro televisor para dar cuenta de la belleza sin par que atesoran sus 103 minutos, os toméis el tiempo necesario para hacer lo propio con unas páginas igualmente preciosas que se las apañan, en la medida de lo posible, para no resultar inútiles y alzarse como un complemento maravilloso del producto original.

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar