2013-2023. 10 AÑOS FANCUEVANDO
I. Daredevil: Born Again

‘Motorista Fantasma: Autopista al infierno’, Ennis on fire

Era de esas respuestas que, por reiteradas en el tiempo, uno tiene ya tenía tan ensayadas que salían solas. «¿Cuál es tu cómic favorito de Vertigo?», preguntaría alguien. ‘Predicador‘, contestaría yo. Vale que eso fue antes de que Brian K. Vaughan llegara con su ‘Y, el último hombre‘ y pusiera patas arriba mis prioridades, pero durante muchos años, las aventuras de Jesse, Cassidy y Tulip a la búsqueda de Dios, supusieron para servidor lo más grande que el sello adulto de DC había logrado poner en pie en sus años de andadura —sí, por encima de ‘Sandman‘, por si alguien se lo estaba preguntando. Huelga pues tener que aclarar que, cuando Garth Ennis comenzó a ofertar sus servicios a La Casa de las Ideas, lo que llegó a cuajar en las estancias de Marvel forme parte incuestionable de lo que, considero, mejor ha sabido hacer la compañía en las dos últimas décadas: ahí está, para demostrarlo, todo lo que el irlandés hizo con Frank Castle y, en menor medida, porque su repercusión fue algo limitada, lo que pudo haber hecho con un Motorista Fantasma que, a través de dos historias dibujadas por un Clayton Crain E.S.P.E.C.T.A.C.U.L.A.R, tocó un techo que, sinceramente, no creo que el personaje haya conocido en otro punto de su prolongada historia.

Dejándonos pendientes el hablaros en otra ocasión de ‘Reguero de lágrimas‘, un relato en el que Ennis habla de la esclavitud y que, aunque por debajo del que hoy os traemos, es de una potencia considerable, es este ‘Autopista al infierno’, clarísimo escaparate de las habilidades del guionista para plantear historias que, con el sello de «molonas» grabado a fuego, dejan muy claro a lo largo de su recorrido que quieren mantenernos epatados a base de giros inesperados y de recursos asombrosos. Vale que, como sucede aquí, lo que nos plantea el guionista pase, en cierto modo, por retomar claves planteadas en ‘Predicador’, con un Johnny Blaze que es trasunto de Jesse Custer y una lucha entre cielo e infierno que nos retrotrae, sin remisión, a aquella que se planteaba en las páginas de la cabecera de DC.

Pero, perded cuidado, Ennis es lo suficientemente hábil y genio para que, dejando de lado esas reminiscencias a su opus magna, lo que leemos aquí, cargado igualmente de personajes extremos y diálogos extremos —pero con el dial de extremidad bajado un par de posiciones, que esto es Marvel, no Vertigo—, este poseído de una personalidad única y alucinante, ya estemos hablando de lo que a él concierne como, por supuesto, lo que Crain plantea en unas páginas sobrenaturales: pintadas digitalmente como suele ser habitual en un artista que lleva cierto tiempo sin dar señales de vida —si no me falla la memoria, lo último que le vimos fue en Valiant y de eso hace ya más de dos o tres años—, las planchas de ‘Autopista al infierno’ provocan mil y una reacciones de euforia en un lector que no sale de su asombro ante el despliegue de épica incontenible de la que hacen gala. Vale, hay ocasiones en que el colorido que le aplica Crain a las viñetas es bastante oscuro y provoca que discernir con claridad lo que está pasando requiera de un ejercicio de cierta concentración visual, pero os podemos garantizar que son las menos y que no estropean ni un ápice lo vibrante de esta espléndida lectura. ‘Nuff said!!!!!

Motorista Fantasma: Autopista al infierno

  • Autores: Garth Ennis y Clayton Crain
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación:Cartoné
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 18 euros
Oferta

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar