2013-2023. 10 AÑOS FANCUEVANDO
I. Daredevil: Born Again

‘La cuenta atrás’, ¡¡¡AL FIN!!!

Fue verla aparecer en el boletín de novedades de ECC y mi corazón lector dar un súbito vuelco. A fin de cuentas, ‘La cuenta atrás‘ había sido una de mis lecturas favoritas de cuántas aparecieron en 2008 y, como mecenas que fui de ese Verkami fallido para continuar un primer volumen que vio la luz bajo el emblema de Faktoría K de libros, llevaba mucho tiempo con la pequeña espinita clavada de que la ilusión que Carlos Portela y Sergi San Julián le habían puesto al proyecto para verlo salir adelante mediante el crowdfunding, no hubiera encontrado suficientes apoyos. Pero hete aquí que, cuando se cumplen 20 años de la catástrofe del Prestige, tenebroso hito de la historia de nuestro país de este siglo XXI, que, sin que necesitemos saber muy bien el cómo, los autores han conseguido, por fin, cerrar un capítulo de sus respectivas tebeografías y hacerlo, además, de la manera más brillante y soberbia que nos podamos imaginar.

Como quiera que hace catorce años, cuando el primer volumen de ‘La cuenta atrás’ llegó a las librerías, servidor ya había sucumbido al prurito de escribir sobre tebeos. Y habida cuenta que, al releer esas impresiones de mi antiguo yo, he encontrado en ellas, como me ha pasado otras veces, ideas perfectamente aplicables a este único tomo en el que se nos ofrece la historia completa; os dejo en los siguientes párrafos con lo que el treintañero que fui opinó sobre este torpedo a la línea de flotación de las políticas de nuestra piel de toro que es la crítica ácida, corrosiva y en ocasiones nada velada que pusieron, y ponen en pie, Portela y San Julián. Seguimos leyéndonos un poco más abajo…

Con la claridad que da el paso del tiempo, podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos que uno de los indicadores decisivos (al margen de la entrada en la Guerra de Irak, y los atentados del 11-M) en el cambio de poderes de 2004 fue la pésima gestión de la catástrofe del Prestige. Rodeado de mentiras, placebos publicitarios encaminados a tranquilizar a la opinión pública y declaraciones que constantemente se contradecían, el hundimiento del petrolero fue un momento muy oscuro de la historia reciente de nuestro país.

Es por ello que la valentía de un tebeo como La Cuenta Atrás hace que, de partida, cuente con mis más francas simpatías para obtener una buena calificación, cosa que consigue, no por la predisposición a obtenerla, sino porque nos encontramos ante una lectura diferente, atrevida y sutil al tiempo que sincera y políticamente incorrecta. Estos factores, unidos a otros que es mejor dejar al descubrimiento por parte del lector, son los que provocan que el guión de Portela se establezca como uno de los mejores que hemos tenido el gusto de recomicdar en lo que llevamos de vida en este espacio virtual.


Para empezar, esa decisión de contar los hechos hacia atrás, que en manos más torpes habría provocado un deslavazamiento de los personajes, en Portela encuentra un escritor capaz, que saca un partido brillante de un recurso narrativo tan poco controlable. Los «actores» de la historia son definidos desde el primer momento, por más que este sea la conclusión de la historia si esta se hubiera contado en su orden normal. Ello obliga a que el lector tenga que realizar una labor inductiva (casi deductiva, podríamos decir) a la hora de ir rellenando los huecos que Portela deja de forma consciente, sea en la definición de los personajes, sea en ciertos detalles (como la pintada en el bar) que hasta el transcurso de varios capítulos no veremos cómo llegaron a ocurrir.

Las sólidas voces propias con las que el guionista dota a cada uno de los participantes del relato encuentran su reflejo inequívoco en la labor de San Julián, que en cada página da lo mejor de si mismo para reforzar la solidez del guión. Recordando en cierta manera a The Killing Joke por el modo en que se van hilando los capítulos, cada uno flashback de los que le preceden, el dibujo de San Julián aunque sencillo en apariencia, permite al artista definir, sin lugar a confusión, a cada uno de los implicados en la acción dotándolos de una corporeidad que trasciende las dos dimensiones del papel.

Primorosamente editado por Faktoria K de LibrosLa Cuenta Atrás es un tebeo del que lo peor que se podría decir es que es NECESARIO. Agitar conciencias ha sido siempre la labor del arte, y en el caso del cómic que nos ocupa es más que evidente que las intenciones de Portela y San Julián van encaminadas a que la universalidad del mensaje que emiten (y que huye raudo de lecturas políticas evitando nombres propios que todos conocemos) llegue a un sector de la población que pudo, o no, estar en contacto directo con los hechos que durante unos meses tiñeron de negro a la sociedad española.

Poco más que añadir a tanto párrafo como encontráis arriba salvo que, en lo que se añade a las páginas originales, queda claro que los autores tenían perfectamente definido qué querían hacer con la historia y hacia dónde querían llevarla. Demos gracias a quién tengamos que darlas porque, aunque haya sido casi tres lustros más tarde, hay relatos que nunca pasan de moda y jamás pierden relevancia por muy atados que estén a un instante concreto. ‘La cuenta atrás’ es, sin lugar a dudas, uno de esos relatos.

La cuenta atrás

  • Autores: Carlos Portela y Sergi San Julián
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación:Cartoné
  • Páginas: 200 páginas
  • Precio: 23,50 euros
La cuenta atrás
  • Portela, Carlos (Author)

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar