COMIC SCENE: Las Lecturas de Fancueva
V. Kingdom Come

‘¡García! 4’, el invento no baja de nivel

Como quiera que no he visto lo que HBO ha hecho con ‘¡García!‘, me abstendré de comenzar este texto dando pábulos a lo que, según parece, es una más que digna producción televisiva, evitando así arrancar estableciendo un discurso inicial que, apoyándose en el salto a la pequeña pantalla del tebeo de Santiago García y Luis Bustos, pudiera usar la contrapartida a 24 fotogramas por segundo de las viñetas publicadas por Astiberri para validar lo que los dos autores españoles llevan ofreciéndonos desde que esta MAGNÍFICA cabecera viera la luz allá por 2015. Ya por entonces, este homenaje al tebeo clásico español en general y a ‘Roberto Alcázar y Pedrín’ en particular nos dejó anonadados —como, creo, bien demuestran las muchas líneas que le dediqué a aquél primer volumen—, una sensación que volvió a repetir con su segunda entrega y que revalidó, a finales de 2020 con una tercera que, como ya pasara con sus predecesoras, nos dejaba con un único pensamiento revoloteando, inquieto, por nuestras cabecitas: queríamos más y lo queríamos cuanto antes.

Afortunadamente, no han tenido que transcurrir los cuatro largos años que separaron a la segunda y terceras partes de ‘¡García!’, y poco más de dos años después de la publicación de las aventuras de García y Antonia en Cataluña, tenemos de nuevo a los dos personajes volviendo a dar guerra con un cambio de escenario que, a priori, es tan llamativo como atractivo: no contentos con moverlos con la geografía española, García y Bustos deciden dar el salto al «charco» y llevarse al fortachón y a la inquieta metomentodo a una Gran Manzana que, relacionada con el pasado del antiguo (super)héroe del franquismo, es escenario inigualable para servir de fondo a la espléndida decisión del guionista de plantear dos líneas narrativas que, no simultáneas —primero nos cuentan una para, en cierto punto de máximo impacto, pasar a contarnos la otra—, echan mano de un recurso narrativo muy cinematográfico llamado a conseguir una inmediata implicación del lector en aquello que se nos está narrando. Y a fe mía que lo consiguen…¡¡vaya si lo consiguen!!

Este cuarto volumen de ‘¡García!’ es, pues, la confirmación de la confirmación de la confirmación de que lo que García y Bustos iniciaron hace más de un lustro no fue ni casualidad ni flor de un día. De hecho, aunque mucho nos tememos que, si todo aquello hacia lo que apunta la trama de este volumen, la serie bien podría tener su fin en el quinto volumen, somos de los que creemos firmemente en este tebeo como uno que podría contar con muchas más entregas que esas cinco que posiblemente lo terminarán componiendo. A ver, que sólo estamos aventurando y es más que probable que nos equivoquemos —ojalá sea así, por supuesto—, pero hay ciertos apuntes aquí y allá en lo que ha ido construyéndose hasta ahora, y en lo que se nos ofrece en estas páginas, que nos hacen pensar que García y Bustos ya tienen muy claro qué cierre quieren darle a esta serie. Y por otra parte, hasta mejor que así sea, que aunque nos encantaría seguir leyendo aventuras de tan dicharachera pareja dentro de diez años, somos firmes defensores de que lo bueno, si breve —y cohesivo, cabría apostillar—, dos veces bueno. Y ‘¡García!’ es un buena de cojones.

Lo es por la habilidad de su guionista de plantear, no ya un entramado que desafía constantemente al lector a que no pase su mirada sobre las páginas como si esto fuera un cómic cualquiera salido de cualquier cadena de montaje, sino un tebeo con enorme personalidad que conjuga esa espléndida cualidad con la de saber cómo entretener al lector y de qué manera atraparlo por las gónadas para que no sea capaz ni por un momento de plantearse abandonar la lectura toda vez ésta ha comenzado: preso de un ritmo soberbio que, cuidado, en su precisión sabe cuando acelerar, cuando frenar y qué marcha es la más adecuada en cada instante, el relato de García respira a pleno pulmón en todos sus frentes, secuencias de diálogos y de acción por igual, siendo especialmente ducho en conseguir que nos interesemos por las cuitas de Antonia sin su compañero de fatigas de por medio o viceversa o, por supuesto, en que no podamos despegar la mirada cuando la acción llega a su muy emocionante tercio final.

Y todo ello, qué duda cabe, amparado por un Luis Bustos que a estas alturas ya nada tiene que demostrar, al menos bajo nuestro punto de vista y menos aún si de ‘¡García!’ se trata y que, no obstante, se deja la piel en continuar sorprendiendo a lector con una miriada de recursos que no hacen sino reforzar una impresión que ya nos habíamos llevado, en mayor o menor medida, con las tres entregas anteriores: la de que hay una comunión tremendamente singular entre lo que Santiago García imagina y lo que el dibujante pone sobre el papel, tanta, que se nos antojaría complicado poder precisar dónde termina el trabajo del primero y comienza el del segundo. Sincronizados en un vals ejecutado de manera impecable e impoluta, la perfecta danza que es este cuarto volumen de ‘¡García!’ sólo suscita una más que obvia reflexión que se queda, de nuevo inquieta, revoloteando a nuestro alrededor: ¿para cuándo el quinto?

¡García! 4

  • Autores: Santiago García y Luis Bustos
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 192 páginas
  • Precio: 15 euros
Oferta
¡García! 4 (SILLON OREJERO)
  • BUSTOS, LUIS (Author)

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar