COMIC SCENE: Las Lecturas de Fancueva
V. Kingdom Come

‘Punchline: El juego de Gotham’, una secundaria que no despega

La jugada era evidente: habiendo Harley Quinn transitado por completo desde la villana comparsa del Joker a la (anti)heroína que hoy podemos encontrar en cualquiera de los títulos que cuentan con ella, quedaba un hueco por llenar en el Universo DC. Un hueco que no tendría por qué haberse vuelto a completar por cuanto, recordemos, Harley nació en la serie de animación de Batman y no en los cómics —para los más desmemoriados, recordemos que después de la serie apareció en cómic en esa obra maestra llamada ‘Amor loco‘ y que, con el tiempo, dio el salto al Universo DC tradicional— y, bajo nuestro punto de vista, era como poco innecesario volver a contar con un personaje como ella en las páginas del cosmos del caballero oscuro. Pero, sea por la razón que sea —y se nos escapa, sinceramente, cuál fue el detonante— desde la editorial decidieron que era hora de encontrar una sustituta para la compañera de la némesis de Batman y así fue como, de mano de James Tynion IV y nuestro Jorge Jiménez, nació Punchline en las páginas de la serie regular del señor de la noche durante aquél espléndido evento orquestado por el guionista de ‘The Nice House on the Lake‘ que fue La guerra del Joker.

Tras su aparición en dicho cruce de colecciones, esta chica con ganas de guerra y un outfit muy alejado de lo llamativo de Harley Quinn, casi desapareció de las vidas de Batman y compañía. Enfásis en casi. Daba la sensación de que, o bien en DC no había gustado la forma en la que Tynion había dado cuerpo a las demandas de la editorial —porque, si algo no dudamos es que esto fue, como decíamos en el párrafo anterior, imposición editorial— o que el fandom no había acogido como se esperaba a esta villana que odia a todo lo que supone Harley. Sea como fuere, sus incursiones hasta ahora en la continuidad de la compañía se han limitado a dos miniseries, una guionizada por Tynion y dibujada por Mirka Andolfo y la que tenemos entre manos, cinco números con guión de Tiny y Blake Howard y dibujos de Gleb Melnikov, Max Raynor y Will Robson. 160 páginas que demuestran que todavía no se sabe muy bien qué hacer con este personaje, planteando los guionistas un relato confuso, lleno de secundarios que entran y salen y ciertos tropos que no nos quitan de la cabeza el que Punchline no es más que una sosias de Harley venida a menos a la que nadie echaría en falta si hoy mismo desapareciera. Tirando de oficio, guionistas y dibujantes consiguen que este embrollo sea más o menos entretenido, pero tan pronto se lee, se olvida y deja la clara sensación que esto no ha sido sino el segundo intento —¿a la desesperada?— de DC por apostar por la fémina. Y la pregunta obvia es ¿habrá un tercero?

Punchline: El Juego de Gotham

  • Autores:VVAA
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 23 euros
Oferta

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar