COMIC SCENE: Las Lecturas de Fancueva
V. Kingdom Come

Planeta golpea dos veces (I)

Hay una confesión que creo necesaria hacer con respecto a las dos obras literarias cuyas adaptaciones a cómic nos ofrece Planeta Cómic en las dos novedades que hoy os traemos: no he leído ni ‘El gran Gatsby‘ ni ‘La Revolución Rusa contada para escépticos‘. ¿Significa eso que no estoy en condiciones de establecer parámetros de comparación de ambos títulos con sus correspondientes obras de origen? Bueno, yo no diría tanto. En lo que respecta a la novela de Scott Fitzgerald, si bien nunca me he asomado a las páginas de tan reputado volumen, la historia que en él se desarrolla no me era completamente desconocida gracias al cine y por partida doble: primero, con la bucólica versión de Jack Clayton de 1974 protagonizada por Robert Redford y Mia Farrow y, segundo, con la muy enérgica —aunque no por ello necesariamente mejor— aproximación que Baz Luhrman llevaba a cabo en 2013 contando con un magnético Leonardo DiCaprio en la piel del millonario Jay Gatsby.

Si de ‘La Revolución Rusa contada para escépticos’ hemos de hablar, ahí no tenía la ventaja de poder haberme asomado a la traslación al cine del libro de Juan Eslava Galán…más que nada porque ésta no existe. Pero, en su lugar, sí que había dado cuenta, hace unos cuantos años, de esa otra magnífica obra del literato español que es ‘Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie‘ y, aunque no sea el mismo libro, intuía que el tono pedagógico, simplificado, algo jocoso —cuando se lo puede permitir, claro— y neutral con el que Eslava Galán se acercaba a los tres años de la contienda española sería el mismo que iba a encontrar en el acercamiento a la convulsa historia de los Romanoff, Rasputin, Lenin, Stalin y la madre que los parió a todos. Y así ha sido.

Así que, como veis, no era completamente ajeno a ninguno de los dos extremos que hoy tratamos en esta reseña conjunta y, aún así, creo que incluso habiendo contado con el conocimiento preciso del hecho lector de ambos libros, nada podría haberme preparado para la contundencia con la que Ted Adams y Jorge Coelho por una parte y Martín Pardo por la otra se hacen cargo de trasladar a viñetas sendas obras, construyendo, cada uno por su lado, dos lecturas con mayúsculas sobre las que, ahora que estamos a las puertas del fin de año y nos separa cada vez menos distancia de nuestro tradicional resumen de lo mejor que los últimos doce meses han dado de sí, podemos avanzaros que figurarán, sí o sí, en los artículos correspondientes a lo mejor de U.S.A —caso de la adaptación de Fitzgerald—, o en el de lo mejor de España —caso de la centrada en la Revolución Rusa. Así de grandes son las dos «novelas gráficas» que, casualidad o no, Planeta Cómic publicaba el mismo mes.

Resulta complejo establecer suficiente similitudes entre una y otra adaptación más allá del hecho de que lo son, así que no puedo más que tratarlas por separado en los párrafos que restan hasta el final de esta entrada. Y, como por alguna hemos de arrancar, tiremos de patria y hagámoslo con ‘La Revolución Rusa contada para escépticos’: como podréis imaginar por el título, lo que Eslava Galán hacía en su acercamiento al instante que puso patas arriba la historia de Rusia hasta el punto de cambiarla de nombre —por si hay algún despistado, pasaría a llamarse Unión de Republicas Socialistas Soviéticas…la temible U.R.S.S que le pararía los pies a Hitler y tan firme cara plantaría a los Estados Unidos durante la Guerra Fría—, y lo que Martín Pardo respeta escrupulosamente en el paso a viñetas, es contar la historia de manera que cualquier lego en la materia pueda aprehenderse, al menos, de lo fundamental para poder afirmar que «sé sobre la Revolución Rusa».

Huelga decir que cualesquiera conocimientos previos que el lector traiga en su mochila sobre el levantamiento del pueblo ruso contra los abusos del zarismo —aunque, como bien demuestran Eslava Galán y Pardo en el libro y, como suele pasar siempre, la realidad fue mucho más compleja y plagada de multitud de intereses que un simple alzamiento del «pueblo» contra los «tiranos»— será más que bienvenido, ya pase este por haber dado cuenta alguna vez de ‘Doctor Zhivago‘ —la novela de Pasternak o la adaptación cinematográfica de David Lean— ya porque, cuando lo estudiara en sus años mozos de instituto le interesara para algo más que aprobar el examen de turno ya porque, como era el caso del que esto suscribe, forme parte de esa primera mitad del s.XX que, a título personal, siempre he encontrado tan fascinante desde un punto de vista histórico.

Sea como fuere, lo cierto es que la lectura de ‘La Revolución Rusa contada para escépticos’ es, en su variedad, en la forma en la que el relato va pasando de uno a otro foco, en el hecho de personalizar parte del mismo en el rostro de un ciudadano —que no podemos saber si es ficticio o no, pero sirve perfectamente a los propósitos de aterrizar a nivel de la empatía lo que se nos cuenta— y en la agilidad con la que las páginas pasan por delante de nuestra mirada, todo un tebeo a celebrar. Pardo, además, echa el resto en, desde una engañosa simplicidad, hacer de la lectura de sus planchas algo fluido que no se vea en ningún momento lastrado por el peso de las muchas palabras que rescata de la obra de Eslava Galán, y a fe nuestra que no sólo consigue tal hazaña, sino que la rubrica de forma brillante.

Y, aunque sea una falacia argumentativa digna de desprecio, si ya el dibujo de Pardo nos encanta, lo que Coelho pone en juego en ‘El Gran Gatsby’ es de un FASCINANTE que apabulla por su belleza plástica: anclando su estilo en los fundamentos del Art Decó, el artista portugués pasa de sus incursiones en el Universo Marvel a dar un salto brutal de calidad con casi doscientas páginas de puro genio que embelesan constantemente. De hecho, uno podría pensar que, pasadas un número de páginas —pongamos, por decir un número, la mitad de las que tiene el volumen, unas 90— el seguir ojipláticos ante las soluciones a las que Coelho accede una y otra vez queda completamente trascendido. Podríamos pensar así, sí, y estaríamos cometiendo un error de bulto: y es que el estilo del luso es tan «bonito» —disculpad tan burdo epíteto, pero es que lo es, a rabiar— que dejarnos maravillar a cada pasar de plancha es inevitable. Tanto como tener esa sensación que comentábamos no hace mucho de lo afortunado que se siente uno de ser lector de cómics cuando tiene entre sus manos volúmenes tan bien producidos como este.

Con lo fácil que se lo pone Coelho, Ted Adams podría simplemente haberse limitado a dividir el texto de Fitzgerald de manera más o menos hábil en las páginas en las que se extiende su adaptación y no creo que hubiera habido queja alguna. No obstante, el guionista trabaja codo con codo con su compañero para dar con un ritmo que se nos antoja poco probable tuviera la prosa del máximo representante de la «era del jazz» —aclaremos, una vez más, que es una mera suposición, que no sabemos a ciencia cierta que ritmo atesora el relato de Fitzgerald. De hecho, aún considerando la distancia que nos separa de la publicación original de ‘El gran Gatsby’ —a dos años de cumplirse el siglo de antigüedad de la novela— el que la novela siga siendo foco de atención y que se la adapte a un medio tan «del siglo XXI» como es el cómic habla sin lugar a dudas de lo actual de algunos de sus planteamientos en lo que a crítica de la desigualdad, desmontaje del sueño americano o exploración de temas universales se refiere.

‘El Gran Gatsby’ y ‘La Revolución Rusa contada para escépticos’ son, a la postre, exponentes superlativos de esa corriente cada vez más abultada que, con Planeta Cómic a la cabeza —al menos en lo que al ámbito del cómic nacional se refiere—, une literatura y narrativa secuencial en un mismo ser. Un ser que este 2023 se ha saldado con numerosos ejemplos, algunos de los cuales cabría tildar de sobresalientes y meter, como haremos en breve, en el saco de lo mejor que ha dado este año que ya toca a su fin. Para más información a este último respecto, os instamos a lo que podréis ver en la última semana de este mes en estas mismas líneas virtuales.

El Gran Gatsby

  • Autores: Ted Adams y Jorge Coelho
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 184 páginas
  • Precio: 22 euros
Oferta

La Revolución Rusa contada para escépticos

  • Autores: Martín Pardo
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 216 páginas
  • Precio: 25 euros
Oferta

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar