2013-2023. 10 AÑOS FANCUEVANDO
I. Daredevil: Born Again

‘Los Nuevos Vengadores Omnibus 1’, punto de inflexión

Hemos hablado tanto de la etapa de Brian Michael Bendis a bordo de los Vengadores, y de lo mucho que supuso su providencial intervención para dar un giro de timón magistral, no sólo a una agrupación que, tras los años de Kurt Busiek, había caído en un inmenso pozo de insustancial mediocridad, sino para todo un universo, el de Marvel, que gracias al impulso del guionista comenzaría a crecer hasta límites que, en aquella época, sentimos que no iban a conocer techo; que podría parecer que ahora que tenemos la opción de volver al principio de todo y aprovechar la salida de este primer Ómnibus dedicado a recoger la totalidad de lo que el creador de ‘Ultimate Spiderman‘ llevo a cabo con los mayores héroes del mundo, no nos deberían quedar argumentos, no digo ya válidos, sino novedosos, que ofrecer a los lectores que, bien nunca hayáis catado tan imprescindible material, bien lo hicierais en su momento y, tantos años después, creáis que ha dejado de ostentar la validez que una vez atesoró.

Es más, es que, ahora que ya estamos metidos en la redacción de esta entrada, a nosotros mismos se nos antoja harto complejo que, a la finalización de la misma, no hayamos incurrido en auto-plagiarnos y tirar de las mismas reflexiones y conclusiones que las que hemos ido ofreciendo cada vez que el sello Must-Have de Panini —el sello Must-Have o cualquiera de las numerosas ocasiones en que hemos escrito sobre algún punto de la larga estancia de Bendis en los Vengadores— nos ha dado la opción de asomarnos a uno de los ya cuantiosos volúmenes en los que han ido recopilando tanto ‘Los Nuevos Vengadores‘ como ‘Los Poderosos Vengadores’. Si es así, si a alguno de vosotros le da por tirar de hemeroteca mientras leéis estas líneas y encuentra puntos en común, sabed que es fruto de la casualidad y que, en ningún momento, hemos abordado los párrafos que siguen bajo el influjo de ningún texto previo.

Cuando en La Casa de las Ideas se propusieron dar ese giro a la serie que ésta tan a gritos parecía estar pidiendo, dos fueron los nombres que Joe Quesada, ese genio que supo devolver a Marvel el lustre que había perdido durante los «descabezados 90», puso encima de la mesa, Mark Millar y Brian Michael Bendis. Bendis, que ya había dejado claro hasta qué techos era capaz de llegar con su trabajo en ‘Daredevil‘ y con los tres años que casi acumulaba ya ‘Ultimate Spiderman’ era, de hecho, la opción menos lógica, pero el que Millar ya hubiera llevado a cabo su versión de los Vengadores con la IMPRESIONANTE ‘The Ultimates‘, terminó inclinando la balanza hacia un guionista que, aquí, se las iba a ver por primera vez con la escritura de un cómic de superhéroes no centrado en un individuo sino en un grupo, con las dificultades que ello entraña. Pero, para poder montar algo en condiciones, si algo tenía claro el de Cleveland era que, primero, había que desmontar lo anterior. Y, pudiendo hacerlo por todo lo grande ¿para qué quedarse a medias tintas?

Bajo esa pregunta es como, entre septiembre de 2004 y enero de 2005, se daba cierre a modo de catarsis a los 500 números que ‘Los Vengadores’ ya acumulaban tras de sí desde que vieran la luz, por vez primera, allá por 1963. Durante cuatro ejemplares y un especial con el muy contundente nombre de ‘Final‘, Brian Michael Bendis daba un sonoro golpe sobre la mesa, volaba por los aires —de forma bastante literal, como podéis observar en la imagen superior’—, la vida de los Vengadores y dejaba el terreno preparado para que, el mismo mes que aparecía el ominoso ‘Final’, fuera también el elegido para que llegara a las estanterías de las tiendas especializadas el primer número de ‘Los Nuevos Vengadores’. En esos cinco meses y con la espectacular ayuda de un Dave Finch que, mejorando de manera meteórica con respecto a lo que le habíamos conocido en sus inicios a bordo de Image se constituye, a nuestro parecer, en lo segundo mejor que haya en la serie en términos gráficos a lo largo de su extenso recorrido, Bendis usa a Wanda como catalizador de los dramáticos acontecimientos que rodearán a los Vengadores, sentando además las bases para lo que, en 2005, veremos en la muy aplaudida ‘Dinastía de M‘.

Cerrado el primer volumen de ‘Los Vengadores’ con un número en el que muchas son las manos que auxilian a Bendis para aportar la necesaria relevancia al evento —entre ellas, cómo no, la de nuestro querido y desaparecido George Pérez—, el guionista arranca, con la misma contundencia que los meses previos, un primer arco argumental llamado ‘¡Fuga!’ en el que, bajo la idiosincrasia del «no barrels hold» anglosajón, todos los supervillanos encerrados en Ryker se escapan de la prisión, planteando no pocos quebraderos de cabeza a unos héroes que, completamente desorganizados, todavía tardarán los seis números de que consta este primer arco argumental para que, en la portada del séptimo podamos asomarnos a un amago de alineación que, mutable en el tiempo, como iremos observando conforme la serie vaya avanzando, incluirá a veteranos como el Capitán América y Iron Man y a nuevas caras como Ronin —personaje que sirve a Bendis para reutilizar a la Eco de ‘Daredevil’—, Spiderman, Lobezno o, por supuesto, ese Vigía que tanto juego dará en el segundo arco argumental de la cabecera.

Con un hierático Steve McNiven a los lápices que hace, a cada página, que echemos mucho en falta el dinamismo de Finch por más que todo quede compensando por la grandilocuencia que Bendis pone en juego en tan meta-referencial historia, no tendremos que esperar mucho para que Finch regrese a la cabecera con los tres números que se dedican a Ronin antes de que vuelva a dar paso al nombre que colocaríamos en tercera posición de cuantos pasaron por ‘Los Nuevos Vengadores’. Un Frank Cho que continuaría aquí apostando por los tebeos de superhéroes ttras haberse dejado ver por las páginas de la voluptuosa Shanna —y después de habernos dejado a los seguidores de ‘Liberty Meadows‘ con un palmo de narices sin saber el destino final de Brandy y Frank— y que será el responsable de, ya en el número 15 de la colección, mostrar a la primera alineación oficial de estos Nuevos Vengadores, con Luke Cage en lugar de Ronin y sin Logan de por medio…al menos por el momento.

En ese primer año y medio de la cabecera, Bendis va aprendiendo sobre la marcha cómo gestionar las sinergias de un gran grupo, incide sobremanera sobre esos diálogos marca de la casa que tan bien funcionaban cuando el autor estaba en su mejor momento —vamos, sin ir más lejos, ese número quince que citábamos en el párrafo anterior se resuelve a base de conversaciones entre todos los héroes implicados en la posible formación de los Nuevos Vengadores— y termina dejando claro que, en lo que había que conseguir en este renacer de ‘Los Vengadores’, Marvel no podría haberse inclinado por mejor valedor. Y, cuidado, que tras esta primera toma de contacto, todavía quedarán muchas y muy ASOMBROSAS curvas por venir. Pero eso, por supuesto, cuando aparezcan los siguientes Ómnibus. ‘Nuff said!!!!

Los Nuevos Vengadores Ómnibus 1

  • Autores: VVAA
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 560 páginas
  • Precio: 55 euros
Oferta

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar