COMIC SCENE: Las Lecturas de Fancueva
V. Kingdom Come

‘Los Nuevos Titanes 1: El albor de Titanes’, amanecer de una leyenda

Resulta de todo punto imposible comenzar a escribir una reseña como esta, sobre un material al que los epítetos legendario, fundacional y alguno que otro más se le empiezan a quedar pequeños, sin recurrir, como ya he hecho incontables veces, a la típica batallita del abuelo, a mirar hacia el pasado de mi yo lector de tebeos con la esperanza de que el cómo descubrí a los Titanes y, de paso, cómo George Pérez entró en mi vida de coleccionista, resuene en los que estáis ahora mismo al otro lado de la pantalla leyendo estas líneas. Si no queréis compartir conmigo lo que viene a continuación, saltaos tanto este como el siguiente párrafo y pasad al tercero, en el que ya procedo a un análisis algo más objetivo —todo lo objetivo que se puede ser con esta leyenda del tebeo de superhéroes estadounidense— y me dejo de historias y recuerdos.

Si bien el tiempo ha decidido borrar de mi memoria otros recuerdos, el almacenamiento de nuestras experiencias, selectivo como es, todavía deja muy clara aquella primera vez, hace treinta años —año arriba, año abajo— que, estando en el pequeño establecimiento que regentaba Don Antonio, un enjuto señor mayor que vivía entre el papel de infinitos libros y revistas de segunda mano y que compraba material al peso —da igual lo que le llevaras que, a partir de un cierto volumen, eran 1.000 pesetas lo que te ofrecía a cambio— para después venderlo al precio que le apetecía; fui a dar con los «primeros» números de ‘Los Nuevos Titanes‘ publicados por Zinco. No estaban en muy buen estado, y eso que sólo habían pasado pocos años desde su publicación, pero ni me lo pensé cuando, al hojearlos, quedé alucinado con lo que el dibujo ofrecía. Y si entrecomillo «primeros», es debido a que aquellos ejemplares que comenzaban en el número 1, no eran en realidad los primeros de la cabecera, sino del relanzamiento que esta sufrió en agosto de 1984, momento en que, tras cuatro años de publicación, y cuarenta y cinco números, se decide apostar por un nuevo inicio en una maniobra que a los lectores de hoy les sonará por lo mucho a lo que se recurre a ella por parte de las majors.

Curiosamente, buceando un poco en la historia de la colección, no era este el primer cambio que habían sufrido las portadas de la serie, ya que tras su lanzamiento en octubre de 1980, y con 40 números a sus espaldas, la cabecera pasaría de llamarse ‘The New Teen Titans‘ a ‘Tales of the New Teen Titans‘, una denominación que ese relanzamiento de 1984 sólo alteraría en que, durante más o menos un año, dos serían las propuestas que llegaban a las estanterías de las tiendas yanquis: la citada ‘Tales…’, que inicialmente contaba con lápices —más bien bocetos— de George Pérez para después pasar a manos de artistas mucho menos capaces que él —excepto por aquél número dibujado por Steve Rude—, y la «nueva» ‘The New Teen Titans’, con espectacular dibujo de un Pérez que parecía dar un extraordinario salto cualitativo de un mes para otro, ofreciendo, en esas páginas que supusieron mi encuentro con la serie, un recital de poderío visual que se alza, incuestionable, como uno de los mejores instantes en la larga trayectoria del desaparecido dibujante.

Students of S.H.I.E.L.D. — A Hypothetical Mapping of Marv Wolfman's Teen...

De hecho, refiriéndonos a él, resulta asombroso asomarse hoy a las páginas de los seis volúmenes en que ECC recopilará la cabecera desde sus inicios de 1980 hasta el número 12, último antes de que ‘Crisis en Tierras Infinitas’ haga acto de aparición en el gran esquema de las cosas en DC, y observar la espectacular evolución que sufrirán los lápices de un artista que, con algo más de un lustro de experiencia tras de sí cuando arranca la serie, irá dando paso tras paso, alguno de gigante, en todo lo que atañe a sus capacidades, desde un mayor control de la anatomía y de la fisionomía de sus personajes, al gusto por el detalle que tanto llegaría a caracterizar sus páginas, pasando, por supuesto, por una narrativa que transitará desde esquemas algo rígidos a toda una pléyade de recursos que, insistimos, eclosionan con toda su potencia, ya en los últimos números bajo su responsabilidad de ‘Tales of the New Teen Titans’ —con ese mítica mini saga que fue ‘El contrato de Judas‘—, ya en la saga de Trigon, con aquellas legendarias páginas directamente reproducidas de los lápices de Pérez.

Legendarias. Míticas. Adjetivos que aparecen una y otra vez al referirnos a la cabecera pero que dejan una impertinente pregunta en el aire: ¿cuánto de ellos hay en realidad al volver a revisar estas páginas y cuánto hay de mitomanía y de clásico intocable? Pues mucho de lo primero y poco de lo segundo, la verdad. Si bien es cierto que, aunque comparados con lo que la serie irá ofreciendo conforme avance —sobre todo en ese punto de inflexión que comentábamos en el párrafo anterior—, los primeros compases de ‘Los Nuevos Titanes’ se nos quedan hoy algo rígidos y muy, pero que muy anclados en la época en la que se produjeron; no lo es menos que los cuarenta y tres años que han transcurrido desde su primera aparición no han pasado por ella como la apisonadora que sí ha destrozado colecciones de mucha menor edad. Y eso, en gran medida, se debe al empuje y el talante vivaracho que Mark Wolfman confiere al tono de la colección, toda una celebración del tebeo de superhéroes que, al echar mano de una agrupación de personajes jóvenes y desenfadados, sabe mezclar a la perfección la despreocupación de la juventud y la alegría que inunda a los protagonistas al seguir los pasos de los héroes más veteranos del Universo DC con las pequeñas o grandes cuitas personales que, poco a poco, irán haciendo brecha en el devenir de sus vidas.

Perfectamente equilibrada en lo que concierne a la atención que Wolfman va prestando a cada uno de los siete integrantes de la agrupación —por si alguien anda un poco «en la parra» recordemos que son Robin, Kid Flash, Cyborg, Donna Troy, Raven, Starfire y Changeling—, las aventuras de los Nuevos Titanes cuentan con la enorme ventaja añadida de que, salvo alguna pequeña injerencia, no era práctica de la época el que, como pasa hoy, las colecciones tuvieran que someterse al inevitable evento anual, y no hace falta más que lo que queda recogido en estos volúmenes para dar cuenta de todo lo que rodeó a sus personajes y, por ende, para apercibirnos de la grandeza de un clásico incuestionable. Uno de esos títulos que, a pesar del paso del tiempo y aún asumiendo todo el conocimiento que, sobre los personajes, hemos adquirido con el transcurrir de los años, sigue soplando fresco y nos transporta a una época diferente de nuestras vidas. Ni más ni menos feliz, simplemente diferente. Y eso, queridos lectores, NO TIENE PRECIO.

‘Los Nuevos Titanes 1: El albor de Titanes’, amanecer de una leyenda

  • Autores: Marv Wolfman y George Perez
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 344 páginas
  • Precio: 36.50 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar