COMIC SCENE: Las Lecturas de Fancueva
V. Kingdom Come

‘Betsy Braddock: Capitana Britania’, Excalibur downgraded

Se viene análisis rápido y de baratillo del estado actual del universo mutante en Marvel: La Casa de las Ideas no sabe ya qué hacer con este rincón de su multiverso…bueno, cabría afirmar que ni con este ni con ningún otro, pero eso es reflexión para otro día. Reducir al mínimo las colecciones después de que Bruja Escarlata hiciera desaparecer a los mutantes, no le funcionó. Todo lo que vino después, con salvedades puntuales, fue más de lo mismo que lo que había habido antes. Y entonces llegó Jonathan Hickman. Y no sólo puso el microcosmos mutante patas arriba, sino que logró, primero con la dupla ‘Dinastía de X/Potencias de X‘ recuperar de golpe la ilusión de los lectores gracias a ideas de esas que sólo se les ocurren a él y, después, con sus ‘X-Men‘, demostrar que, cuando se quiere, hay ganas y se tiene pista libre, se pueden seguir haciendo cosas en el abotargado cosmos de la editorial que valen, y muchísimo, la pena. Pero, ay, aquello de explotar a la gallina de los huevos de oro que siempre hacen las majors terminó pasando factura a este rinconcito del cosmos marvelita y ni todo lo que rodeó a ‘X-Men’ valía la pena —de hecho, mucho era directamente prescindible— ni el paraguas de Hickman cubría lo suficiente con su manto de homogeneidad para que, al final, como suele pasar, esa ilusión quedara diluida a base de chasco tras chasco. Que sí, que quedan ahí las dos instancias citadas, el ‘X of Swords‘ y el ‘Inferno‘, pero todo lo demás, por mucho que a nuestro compañero Mario le flipe, es más de lo mismo.

Y bajo esa cualidad cabría caracterizar a esta ‘Betsy Braddock: Capitana Britania‘, una miniserie carente de imaginación que coge todo lo que puede de cuando ‘Excalibur‘ y sus personajes eran, respectivamente, la mejor serie del mundo mutante y los mejores y más divertidos «actores» de la Casa de las Ideas —y no hace falta que aclaremos que eso pasó de manos de un señor llamado Alan Davis ¿no?— e, incluso, de cuando cierto barbudo británico introdujo al Capitán Britania en el mundo de la viñeta. Echando mano pues de lugares comunes sobre lugares comunes de antaño y tratando de añadir al crisol cierto aire a lo Hickman, Tini Howard ofrece un relato que centra sus miradas, casi de manera abusiva, en la relación de la antigua Mariposa Mental con Rachel Summers, dejando atrás la sutileza para evidenciar, cada vez que se puede, que en Marvel son muy LGTBIQA+ y que si hay que hacer girar un relato de tipos en mallas dándose hostias como panes en torno a la relación homosexual de dos heroínas pues se hace, y punto. A ver, que hay más cosas, que por ahí danzan Morgana, Jamie Braddock, un ejército de Furias —el robot ese que se las hacía pasar a la encarnación original del Capi Britania en manos de Alan Moore— y multiversos porque ahora es lo que se lleva, pero todo queda deslucido por el tono de aventurilla de tres al cuarto que no aporta nada nuevo y que, por mucho que se beneficie —lo justo ¿eh?— del efectivo dibujo de Vasco Georgiev —que recuerda a Olivier Coipel en unos instantes, a Mahmud Asrar en otros— , nos deja la clara impresión de que, en los mutantes, algunos tiempos pasados —que no cualquier— fueron mejores. ‘Nuff said!!!

Betsy Braddock: Capitana Britania

  • Autores:Vasco Georgiev y Tini Howard
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 136 páginas
  • Precio: 16.50 euros
Oferta

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar